masaje tailandes

Masaje tailandés: armonía entre cuerpo y mente a través de una técnica milenaria

El masaje tailandés o masaje thai constituye un conjunto de técnicas corporales cuya principal finalidad es regular nuestro cuerpo a nivel físico y energético, ayudando a combatir numerosas dolencias musculares o articulares y permitiendo la liberación emocional del paciente.

Conocido en Tailandia como nuad boran (literalmente, “masaje a la antigua usanza”) y estrechamente relacionado con la medicina ayurvédica, consiste en un masaje que combina estiramientos con el trabajo de la musculatura en profundidad. Se realiza generalmente en el suelo, con el paciente vestido con ropa cómoda para facilitar su movilidad.

Beneficios del masaje tailandés

Entre sus múltiples beneficios, el masaje tailandés combate el dolor de cabeza y los dolores de espalda. Reduce la inflamación, mejora la circulación linfática y facilita la eliminación de toxinas. Es útil para combatir dolores como el “hombro congelado”, el “codo de tenista”, cervicalgias o lumbalgias. Asimismo, contribuye en la activación del metabolismo.

Además, aumenta la movilidad, gracias a que mejora la flexibilidad de los músculos, ligamentos, tendones y fascias, ayudando a corregir la postura y aumentando la flexibilidad en general.

Por otro lado, el masaje tailandés es muy beneficioso a nivel emocional, ya que elimina los atascos energéticos y mejora la calidad del sueño del paciente. Facilita la capacidad de sentir la conexión con el cuerpo, mente y espacio y ayuda profundamente en la relajación física y mental. En definitiva, equilibran y restablecen la fuerza vital que fluye por nuestro cuerpo.

Contraindicaciones del masaje tailandés

Las contraindicaciones del masaje tailandés son prácticamente las mismas que las de cualquier otro tipo de masaje, por lo que el conocimiento de la técnica por parte del profesional y una valoración previa del estado del paciente son indispensables. No está recomendado para aquellas personas que sufran alguna de las siguientes enfermedades o dolencias:

• Hipertensión o hipotensión.
• Problemas cardiacos.
• Historial de ictus.
• Varices importantes, edemas o flebitis.
• Hernia discal, artritis y osteoporosis.
• Derrames articulares o desgarros tendinosos.
• Infecciones, hemorragias recientes.
• Quemaduras, heridas sin cicatrizar.
• Eritema; hongos u otras dolencias contagiosas de la piel.
• Cáncer linfático y otros tipos de cáncer.

Conocer el historial clínico de cada paciente mediante una breve entrevista inicial nos ayuda a considerar si es candidato al masaje tailandés o no o, simplemente, si hay algunos movimientos contraindicados en su caso. Una sesión segura y personalizada es la mejor opción para tratar de mejorar nuestro estado físico y mental y conseguir obtener el mayor beneficio de esta práctica milenaria.

En Nutri10Beauty trabajamos por el completo bienestar de todos nuestros clientes. Ponte en manos de nuestra especialista y déjate asesorar en función de tus necesidades para conseguir un resultado óptimo en tu bienestar físico y emocional. Llámanos al (+34) 915 280 029 o envíanos un WhatsApp al (+34) 692 182 012 y pídenos información sin compromiso.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *